Blogia

Biblioteca secundaria

Ricardo Frazer y la Generación del 27

Ricardo Frazer y la Generación del 27

 

Alba del Pino. 

El pasado 14 de Febrero los alumnos de Bachillerato y de 4º de ESO del IES Sierra de Aras asistimos, junto a otros centros, a una representación teatral en el Teatro Palacio Erisana.
El título de la obra era "La Generación del 27", y estuvo representada por un vehemente y estupendo actor veterano, formado en Argentina, llamado Ricardo Frazer.

Éste interpretó algunos personajes de la época, de gran importancia para dicho movimiento artístico, desde los que se sirvió para contar algunas anécdotas y hechos importantes en la vida de los autores, como fueron las personalidades de: Salvador Dalí, personaje principal de la obra y al que encarnó fielmente; el escritor chileno Pablo Neruda, fiel compañero de los poetas del 27, con cuya representación acompañó una mustia interpretación de su historia "El cisne"; el poeta granadino Federico García Lorca, al que representó desde un fragmento de su obra "La zapatera prodigiosa"; el poeta Miguel Hernández, al que no encarnó directamente, sino desde el papel de Neruda. De éste recitó su terrible "Elegía a Ramón Sijé", con gran emoción.
Por último, metido en el papel del poeta León Felipe, narró la travesía que fue su interesante y larga vida, y sus múltiples anécdotas y vivencias por todo el mundo. 
La representación tuvo un breve "intermedio mágico" que interesó mucho a todos los asistentes.
Al finalizar la obra, el actor regaló al joven público una breve pero profunda reflexión sobre las verdades (o más bien mentiras) con las que tenemos que enfrentarnos para sobrevivir en la sociedad del siglo XXI.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El aprendiz de brujo y otros cuentos de Grecia y Roma. De Fernando Lillo Redonet

El aprendiz de brujo y otros cuentos de Grecia y Roma. De Fernando Lillo Redonet

Miguel Jesús Adamuz Vico                                          12/01/10

El hombre-lobo

Unos amigos estaban contando historias, y uno de ellos no había contado ninguna. Los otros amigos le animaron a que contara una historia, y le dijeron:

-Vamos Nicerote, seguro que sabes algo.

Nicerote empezó a contar algo que le había sucedido a él. Nicerote se había enamorado de la mujer del posadero Terencio, Melisa. Ella y su marido se fueron a una casa que él tenía en el bosque, y Nicerote se enteró de que el posadero Terencio había fallecido, y por lo tanto su amada Melisa estaba sola, y decidió ir a hacerle compañía y consolarla. Cuando iba de camino se paró en una taberna en la cual había un soldado que iba al mismo lugar que él y decidieron ir juntos. De camino, el soldado se paró a orinar detrás de unos matorrales, Nicerote, al ver que tardaba se asomó minuciosamente y vio al soldado con la ropa quitada y orinándose en ella. Cuando terminó se convirtió en lobo y se fue hacia el bosque. Nicerote, asustado, se acercó a ver la ropa tirada en el suelo y se encontró con que la ropa se había convertido en piedra. Después siguió su camino. Cuando llegó a la casa, bastante asustado, Melisa le recibió con los brazos abiertos y le dijo que porqué no había llegado antes, que les había atacado un lobo y se había comido ganado. También le dijo que un hombre le había clavado una lanza al lobo en el cuello. Mientras Nicerote y Melisa regresaban a casa, Nicerote miró donde estaba la ropa de el hombre que le había acompañado, y no estaba, lo que había en su lugar eran rastros de sangre. Después pasaron por la taberna donde Nicerote había parado y se encontró a el hombre que era soldado que le había acompañado con la misma ropa que se había convertido en piedra, una lanza atravesándole el cuello y algunas personas intentando salvarle la vida. Nicerote, dedujo que el soldado era un hombre lobo.

Una vez que Nicerote había contado esta historia los amigos le dijeron que no se la creían.

Perder la cabeza

Perder la cabeza

Un estudiante alemán va una noche a un baile. En él descubre a una joven muy bella, de cabellos oscuros, de tez muy pálida. En torno a su largo cuello, una delgada cinta negra, con un nudito. El estudiante baila toda la noche con ella. Al amanecer, la lleva a su buhardilla. Cuando comienza a desnudarla, la joven le dice, implorándole, que no le quite la cinta que lleva en torno al cuello. La tiene completamente desnuda en sus brazos con su cintita puesta. Se aman; y después duermen. Cuando el estudiante se despierta el primero, mira, colocado sobre el almohadón blanco, el rostro dormido de la joven que sigue llevando su cinta negra en torno al cuello. Con gesto preciso deshace el nudo. Y la cabeza de la joven rueda por la tierra.

                                              

 Kostas Axelos: Cuentos filo-sóficos.

ENTERRAR A LOS MUERTOS. Ignacio Martínez de Pisón. Círculo de Lectores. 2005

ENTERRAR A LOS MUERTOS. Ignacio Martínez de Pisón. Círculo de Lectores. 2005

 ENTERRAR A LOS MUERTOS.

  Se trata de un ensayo literario extraordinariamente documentado sobre el asesinato a manos de las checas de la República en Valencia de José Robles Pazos, un intelectual progresista, traductor y amigo íntimo de John Dos Passos. Éste es el verdadero protagonista del relato y también sus averiguaciones para esclarecer la muerte de su amigo en plena Guerra Civil. En este contexto el autor norteamericano sólo obtiene silencio y obstáculos por parte de los republicanos. Y poco a poco su simpatía por el bando de la República se resquebraja, porque es testigo de la dureza de la represión de los comunistas -guiados por terribles comisarios soviéticos- hacia los anarquistas o el POUM.

  Otra visión del conflicto, menos crítica y más fiel a los postulados de los seguidores de la Unión Soviética, es la de Hemingway, cuya relación con Dos Passos se enfría tras la distinta imagen que obtienen y ofrecen del conflicto.

  A lo largo de la obra el autor también se centra en otros personajes que aparecen ligados de uno u otro modo a José Robles: su mujer, sus hijos, su hermano…Se narran las peripecias de Márgara, la esposa, para salir de España con su hija, el sufrimiento de Coco Robles, su hijo, en las cárceles del franquismo y el comportamiento de los distintos actores reales (políticos, militares, intelectuales…).

  Algunos intelectuales como Alberti salen malparados porque no hicieron lo suficiente por evitar la muerte de Robles, la causa de cuya muerte no queda muy clara, a pesar de que se atribuye a sus labores como traductor de los rusos llegados a España.

  El ritmo de la obra, a cuya elaboración asistimos, es muy intenso, la documentación variadísima y la postura del autor absolutamente justa y asumible. Se trata de una inteligente y honesta revisión de un aspecto poco conocido y durante años silenciado de nuestro conflicto civil.

  El libro ofrece fotografías y dibujos. 7 capítulos, prólogo, apéndice, notas, bibliografía, índice onomástico en 280 páginas.

  Nos invita a releer la autobiografía de Mª Teresa León, la obra española de Hemingway, a Dos Passos…También resultaría interesante confrontarlo con la revisión que hace Martin Amis sobre la figura de Stalin, que tuvo que ver con la Guerra Civil, y por tanto con la muerte de Robles, más de lo que sospechamos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL MÁGICO APRENDIZ. Luis Landero. Tusquets, 1999

EL MÁGICO APRENDIZ.  Luis Landero. Tusquets, 1999

 

 

 

  Matías Moro, hombre maduro de vida monótona y corriente y de carácter pusilánime, tras conocer fortuitamente a Martina, una joven que vive en un ambiente marginal, decide, dejándose llevar por Pacheco y Martínez, compañeros de oficina, fundar una empresa con la intención de conquistar a la joven, a la que ofrecerá trabajo, como a otros desahuciados de su entorno.  Esto no le sirve para enamorar a la chica, que tras la ruina de la empresa, desaparece con uno de los empleados y permite por fin a Matías regresar a sus rutinarias costumbres frente al televisor.

 

Matías Moro/Pacheco/Martínez/Bernal/Veguita…Castro------La oficina.

Martina/Miss Josefina/Doña Paula…Los parias-----------------Entorno de Martina.

Ortega………Trabajadores-----------------------------------------La fábrica.

                   

--20 capítulos en 3 partes. 408 páginas.

 

  Novela desigual que, por el espíritu de algunos personajes, especialmente Matías Moro y Martínez y por el clima de pérdida, recuerda a Juegos de la edad tardía y a la emblemática creación de Faroni. Unos se aferran a una ilusión que los haga salir de lo mediocre y otros, como el propio protagonista, se dejan llevar por el impulso coral que promueven los primeros.

  Hay que releer unas cuantas páginas, porque ofrecen interesantes hallazgos sobre el carácter obsesivo de algunos personajes: 26, 36, 41, 150, 225, 228, 323, 324, 356.

 

 

Vaya con la monjita.

Vaya con la monjita.

En este curioso poema nos aclara Sor Juana Inés de la Cruz que cada verso puede leerse completo (endecasílabos), a partir de la primera raya (octosílabos) o a partir de la segunda (hexasílabos). Me parece un estupendo ejercicio de inteligencia al que fueron muy aficionados los barrocos y donde destacó la extraordinaria monja mexicana.  

LABERINTO ENDECASÍLABO

para dar los años la excelentísima señora condesa de Galve al excelentísimo señor conde, su esposo.

(Léese tres veces, empezando la lección desde el principio o desde cualesquiera de las dos órdenes de rayas.)

Amante,—caro—,dulce esposo mío,
festivo y—pronto—tus felices años
alegre—canta—sólo mi cariño,
dichoso—porque—puede celebrarlos.
Ofrendas—finas—a tu obsequio sean
amantes—señas—de fino holocausto,
al pecho—rica—mi corazón, joya,
al cuello—dulces—cadenas mis brazos.
Te enlacen—firmes,—pues mi amor no ignora,
ufano—siempre,—que son a tu agrado
voluntad—y ojos—las mejores joyas,
aceptas—solas,—las de mis halagos.
No altivas—sirvan,—no, en demostraciones
de ilustres—fiestas,—de altos aparatos,
lucidas—danzas,—célebres festines,
costosas—galas—de regios saraos.
Las cortas—muestras de—el cariño acepta,
víctimas—puras de—el afecto casto
de mi amor,—puesto—que te ofrezco, esposa
dichosa,—la que,—dueño, te consagro.
Y suple,—porque—si mi obsequio humilde
para ti,—visto,—pareciere acaso,
pido que,—cuerdo,—no aprecies la ofrenda
escasa y—corta,—sino mi cuidado.
Ansioso—quiere—con mi propia vida
fino mi—amor—acrecentar tus años
felices,—y yo—quiero; pero es una,
unida,—sola,—la que anima a entrambos.
Eterno—vive:—vive, y yo en ti viva
eterna,—para que—identificados,
parados—calmen—el amor y el tiempo
suspensos—de que—nos miren milagros.

Fantasma

Fantasma

Hoy voy a la discoteca, para despejarme un poco de estar tanto tiempo a solas. Mientras bailo siento frío, entonces un muchacho que hay a mi lado, se acerca a mí y me deja su chaqueta negra, y me dice que se llama Antonio. Al rato, él ve que yo sigo teniendo frío, y me pregunta “¿quieres que te lleve a casa?”, entonces le digo que sí, porque estoy también muy cansada.

  A los pocos días Antonio va a mi casa para recoger su chaqueta negra, al llamar a la puerta sale mi madre, entonces Antonio le dice “Señora, ¿está su hija?”.  Mi madre se queda callada y se pone muy blanca, y le pregunta el muchacho “Señora, ¿qué le pasa?” y ella le responde, “Muchacho, mi hija lleva muerta un año”. Él no se lo cree, entonces mi madre y él van al cementerio para que él vea que yo estoy allí enterrada,… y en la esquina de mi lápida descubren colgada la chaqueta que él me ha dejado y el recuerdo que me llevé conmigo de su rostro.

 

                                                                       Ana Azahara

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres